Veterano sin hogar da sus últimos $20 para ayudar, y la vida se los devuelve en grande

Johnny era un técnico de municiones en la Infantería de la Marina y había sido bombero y paramédico antes de ser golpeado por los tiempos difíciles, y ser llevado a la calle. Un día, el destino decidió unir las vidas de dos personas, para ayudarse mutuamente sin que ellos lo supieran.

Kate McClure, de 27 años, conducía a Filadelfia para visitar a una amiga cuando se quedó sin combustible en la carretera interestatal 95, por cometer el error de pensar que sería capaz de llegar con la luz de gas encendida. Cuando Johnny, un hombre sin hogar con sede en Filadelfia, observó que algo andaba mal y se acercó a la chica para socorrerla. Gastó sus últimos $20 para comprar gasolina a la joven, “Me vio parar y sabía que algo andaba mal”, relató Kate. “Me dijo que volviera al automóvil y cerrara las puertas porque no estaba seguro afuera”. Unos minutos más tarde, regresa con una lata de gas rojo. Utilizó sus últimos 20 dólares para asegurarse de que pudiera volver a casa segura”.

Ella no podía pagarle en ese momento porque no tenía efectivo, pero le devolvió lo que Johnny nunca esperaba recibir. “He estado pasando por su lugar durante las últimas semanas. Le pagué el combustible, le di una chaqueta, guantes, un sombrero y calcetines calientes, y le doy unos dólares cada vez que lo veo “.

Kate decidió hacer más por el buen samaritano, por lo que comenzó una campaña de crowdfunding en GoFundMe.com, y rápidamente ganó mucho más allá de su objetivo inicial de $ 10,000.

La página de recaudación de fondos fue retirada por un tiempo a petición de Johnny cuando alcanzó los $100,000 porque no quería parecer que se estaba aprovechando de la situación. Luego de un tiempo, McClure dijo que ella lo reinició porque el interés no había disminuido. Ella también agregó que Johnny está más que satisfecho con la cantidad y que planea donar el resto a una buena causa. A partir de este artículo, la campaña ha alcanzado $289,687 con ínfulas de seguir subiendo.

“Está muy interesado en encontrar un trabajo, y creo que con un lugar donde poder limpiar todos los días y descansar bien por la noche, su vida puede volver a ser normal”. Según el New York Post, Johnny quiere conseguir un trabajo en un almacén de Amazon en Robbinsville, Nueva Jersey, y un reclutador de la compañía de tecnología ya se ha comunicado, diciendo que quiere ayudarlo a asegurar un lugar.

¡Que vivan las personas que quieren ayudar a otras!

About the author

Manuel Moreno

Veinticuatro años. Venezolano. Escritor de pasatiempo y amante de la buena vida. Emprendedor y aventurero. Mente de ingeniero y corazón de músico.

Twenty four years old. Venezuelan. Writer of hobby and good life lover. Entrepreneur and adventurer. Engineer's mind and musician's heart.