Por primera vez en la historia mujer con síndrome de Down compite en un concurso de Miss Estados Unidos

Todavía luciendo su tiara sobre rizos rubios perfectamente peinados, Mikayla Holmgren no pudo dejar de sonreír al recordar cómo era no solo competir en el certamen de belleza, sino recibir dos premios en el concurso Miss Minnesota USA.

“Quiero poder mostrarles a los demás de qué se trata la inclusión, que alguien con necesidades especiales puede ir tras sus sueños”. Esas son las palabras de Mikayla Holmgren, una joven de 22 años de Stillwater, Minnesota, que acaba de hacer historia al convertirse en la primera persona con Síndrome de Down en competir en un concurso estatal de Miss Estados Unidos.

Aunque Mikayla no logró ganar el primer lugar, obtuvo el premio Spirit of Miss USA y el Premio del Director tras una gran ovación, por su perseverancia, pasión y simpatía. No es el primer premio que recibe.

Después de ganar Minnesota Miss Amazing, un concurso para mujeres con discapacidad, en 2015, Holmgren dijo que sabía que quería asumir un desafío más grande. Fue entonces cuando recibió una carta por correo sobre Miss Minnesota en abril. “Escribí que tenía síndrome de Down y pensé que pasarían de largo, pero decidieron que querían que ella fuera parte de él”, expresó su madre.

Quizás por su gran talento y la confianza en sí misma, los organizadores de Miss Minnesota USA, no dudaron en enviarle una solicitud de participación a Mikayla, quien suplicó a su madre para que la dejara participar. “Mikayla es una joven increíble y lograda”, dijo Denise Wallace, codirectora ejecutiva de Miss Minnesota USA. “Ella es el epítome de lo que la Organización Miss Universo se esfuerza por buscar en los concursantes”.

Mikayla no es ajena a actuar frente a multitudes, ya que ha estado bailando desde la edad de seis años, pero el desfile estatal de Miss Estados Unidos fue, con mucho, su mayor desafío. Cuando no está robando el espectáculo en los concursos de belleza, Mikayla es embajadora de Best Buddies, una organización sin ánimo de lucro cuyo objetivo es mejorar las vidas de las personas con discapacidades intelectuales y del desarrollo.

La joven asegura que su discapacidad no la define en absoluto, en Facebook dijo: “Espero seguir bailando. Quiero enseñar arte a niños pequeños. Y me encantaría ser modelo. Quiero vivir de forma independiente y seguir abogando por la inclusión. Quiero ser una luz brillante para la aceptación” de las personas con Síndrome de Down en la sociedad.

About the author

Manuel Moreno

Veinticuatro años. Venezolano. Escritor de pasatiempo y amante de la buena vida. Emprendedor y aventurero. Mente de ingeniero y corazón de músico.

Twenty four years old. Venezuelan. Writer of hobby and good life lover. Entrepreneur and adventurer. Engineer's mind and musician's heart.