Fue amable con un vagabundo y se da cuenta de que es su hermano perdido

Un veterano del ejército británico ofreció un cigarrillo a un vagabundo que encontró en la calle. Hablando, se percató de que ese hombre era en realidad su hermano perdido, al que no veía desde le separaron de él cuando era un bebé.

Roy Aspinall de 36 años, que sirvió en el Regimiento Queen’s Lancashire, dijo que sintió “algo en sus rasgos” antes de darse cuenta de que eran hermanos. Roy dijo: “Caminé por la iglesia para tomar mi autobús y vi a este tipo sentado en una pared de ladrillo”. “El reconocimiento de su rostro estaba allí. Pensé que tenía que ver quién era. Tenía su pequeña bolsa y saco de dormir”.

Conforme charlaban, Roy se dio cuenta de que estaba hablando con Billy White, el hermano del que fue separado cuando éste era un bebé.

Intentando explicar cómo se dio cuenta, ha asegurado que cuando lo vio reconoció su rostro de algún modo: “Fui a ofrecerle un cigarrillo para empezar una conversación y en un momento dado le pregunté si se llamaba William, me dijo que sí pero que le llamaban Billy. No podía parar de llorar cuando encajamos toda la historia. Sólo le dije que cogiera sus cosas y viniera conmigo”.

Tanto Roy como Billy eran hijos de Lorraine White, pero debido a las divisiones familiares Roy fue criado por su tía y vio por última vez a Billy como un bebé recién nacido. Billy se quedó con Lorraine, pero ella murió cuando él tenía 10 años y fue a la cárcel. Como adulto, Billy pasó tres largos períodos en las calles, incluidos los últimos ocho meses, pero ahora se mudó con Roy, quien lo ayudó a conseguir un trabajo en una empresa de logística.

Ahora, Billy, de 28 años, se ha mudado con Roy, e intentan recuperar el tiempo perdido, casi 30 años. “Hablamos sin parar todo el tiempo, pero tenemos el resto de nuestras vidas para conocernos”, cuenta Billy.

Roy, que trabaja como voluntario en un grupo de apoyo para veteranos, asegura que han advertido muchas similitudes entre ellos: “Cuando le pregunté si quería café me dijo que quería café con leche con dos de azúcar, que es justo lo que yo suelo tomar”.

Billy admitió que era pura casualidad que él se sentara en el patio de la iglesia cuando Roy pasó por allí. Billy agregó: “Este tipo se acercó a mí y me hacía muchas preguntas sobre mi madre y mi hermana”. “Luego dijo que soy tu hermano. Al principio no le creí. Está loco”. “Siempre supe que tenía un hermano mayor, mi madre me explicó todo, pero no sabía nada sobre él o incluso si vivía en la misma zona. Todavía estoy bastante sorprendido por todo”.

Lo único seguro que tienen estos hermanos, es que, después de todo el tiempo de separación, ya nunca volverán a estar solos.

About the author

Manuel Moreno

Veinticuatro años. Venezolano. Escritor de pasatiempo y amante de la buena vida. Emprendedor y aventurero. Mente de ingeniero y corazón de músico.

Twenty four years old. Venezuelan. Writer of hobby and good life lover. Entrepreneur and adventurer. Engineer's mind and musician's heart.