Este hombre solo escapó de la cárcel para ir por Botanas y bebidas

Si el hecho de estar preso te parece poco, solo piensa en la comida que ofrecen en la cafetería de la cárcel. La fama de la comida servida en las cárceles, alrededor del mundo, es de mal aspecto y mal sabor. Sus comensales de seguro no son las mejores personas del mundo, pero es imposible no extrañar la comida, las botanas que comías y las bebidas que tomabas antes de entrar en prisión. Algunos de los presos tienen mercados internos de vegetales, haciendo sus meriendas un poco ‘gourmet’, pero otros presos se arriesgan más para poder saborear un trozo de cielo una vez más. Conoce el caso de éste preso que arriesgó todo solo por volver a probar sus botanas y bebidas favoritas.

A las 7:30 pm, un preso dejó a los terrenos de la prisión y cogió la bolsa. Diputados detuvieron al hombre – identificado como Joshua Randall Hansen, de 27 años, de Dallas – mientras se dirigía de nuevo a la prisión.

Según el Dallas Morning News, el recluso Joshua Hansen, salió sin problema de una penitenciaría de Beaumont, Texas, sólo para que lo arrestaran al tratar de meterse a escondidas a su celda con un montón de botana.

Según los informes, Hansen realizó su gran escape el miércoles en la noche, escabulléndose por la parte de atrás de la cárcel y se fue hacia unas tierras de cultivo cercanas. Pero al parecer a Hansen no le interesaba ser libre. Él sólo quería una comida casera.

El informe oficial de la Oficina del Sheriff del Condado de Jefferson, expresa lo siguiente

“Fecha: 01/25/2018
Ofensiva: preso federal fugado arrestado
Ubicación – terreno privado detrás de la prisión federal

Los diputados recibieron información de que los reclusos escapaban del complejo federal en la parte trasera de la instalación y se cruzaban en tierras privadas propiedad de un ranchero local. Se informó de que estaban recogiendo contrabando y lo llevaron de nuevo a la instalación.

Los investigadores de narcóticos y los marshals de EE. UU. hicieron una vigilancia alrededor de las 5:45 P.M., un vehículo entró en la propiedad privada e hizo una caída de una gran bolsa de lona. Aproximadamente a las 7:30 P. M., un preso huyó de los terrenos de la prisión y agarró la bolsa. Mientras el fugitivo estaba corriendo hacia la prisión, los diputados hicieron el arresto”.

Las autoridades arrestaron a Hansen cuando intentaba meterse a escondidas a su celda cubriéndose con una maleta de gimnasio. Cuando lo revisaron, encontraron dulces, papas fritas, cigarros, botellas de whisky y brandy, y “una gran cantidad de comida casera”, según la Oficina del Sheriff del Condado de Jefferson.

Hansen, que cumple una condena de 27 meses por conspirar para distribuir droga en un perímetro, se enfrenta ahora a cargos de fuga y posesión de marihuana.

Según el Beaumont Enterprise, los agentes policiales ya estaban enterados de que los reclusos en libertad condicional para trabajar muchas veces se escapan para comer botana y otros productos de contrabando.

Mientras tanto, Hansen ya volvió a estar bajo custodia. Lo cierto es que debe estar lamentando no haberse comido aunque sea una bolsa de bocadillos cuando tuvo la oportunidad de hacerlo.

About the author

Manuel Moreno

Veinticuatro años. Venezolano. Escritor de pasatiempo y amante de la buena vida. Emprendedor y aventurero. Mente de ingeniero y corazón de músico.

Twenty four years old. Venezuelan. Writer of hobby and good life lover. Entrepreneur and adventurer. Engineer's mind and musician's heart.