Conoce a los ‘extraños’ Unicornios del Mar captados por buzos en Australia

Un equipo de buzos ubicado en las costas de Port Douglas en Australia una sorprendente criatura brillante de forma cilíndrica y traslúcida. Jay Wink y sus amigos pertenecen al equipo de ABC Scuba Diving y se dedican a explorar las profundidades del mar, pero nunca habían visto nada parecido.

Las profundidades del océano están llenas de criaturas que la mayoría de nosotros nunca antes visto. Pero cuando hay un organismo que puede crecer hasta el tamaño de un cachalote, nos preguntamos cómo nunca antes lo habíamos escuchado de él. Son estas gigantescas entidades similares a gusanos huecos que nos han dejado desconcertados.

Lograron descubrir que se trataba de un Pirosoma, criaturas minúsculas que se agrupan hasta formar un cuerpo gelatinoso como el que encontraron Jay y sus amigos.

Los Pirosomas son seres tubulares gigantes que en realidad están formados por cientos o miles de animales llamados Zooides. Los zooides son multicelulares, pero se unen para formar una colonia. Tienen la capacidad de reproducirse asexual y sexualmente, lo que permite que la colonia se expanda rápidamente. En pirosomas, se unen para formar este gran tubo gelatinoso alienoso.

Estos tubos se pueden encontrar en todas las formas y tamaños. Algunas tienen solo unos pocos centímetros de largo, mientras que otras han crecido hasta 18 metros de longitud.

El tubo traslúcido es hueco, cerrado en un extremo y abierto en el otro, así la actividad de filtración favorece el desplazamiento de la colonia al expulsar el agua en forma de chorro y generar una pequeña retropropulsión. Con este mecanismo llegan a recorrer más de 800 metros en vertical en su migración diaria.

Principalmente podemos encontrar a los Pirosomas en el océano Atlántico, en el océano Pacifico y en Indonesia, aunque cabe destacar que es extremadamente inusual verlos, de hecho, son tan raros que los científicos los llaman irónicamente los “unicornios del mar” dado que los avistamientos de estas colonias son increíblemente escasos.

Otra adaptación sorprendente de estos seres, es que la colonia puede brillar cuando la molesta. Su bioluminiscencia se activa cuando se pierde junto con un objeto, pero también se activa por la luz.

Si bien muchas cosas siguen siendo un misterio sobre estas criaturas, los científicos están aprendiendo más sobre ellas todos los días. Es increíble pensar cómo acabamos de escuchar de ellos.

La verdad es que los océanos no dejarán nunca de sorprendernos. Queda tanto por descubrir que somos seguros que nuevas especies van a aparecer y enriquecer el mundo científico.

About the author

Manuel Moreno

Veinticuatro años. Venezolano. Escritor de pasatiempo y amante de la buena vida. Emprendedor y aventurero. Mente de ingeniero y corazón de músico.

Twenty four years old. Venezuelan. Writer of hobby and good life lover. Entrepreneur and adventurer. Engineer's mind and musician's heart.