Conoce Aquí La Leyenda Del Hermoso Puente De Los Candados En París

París es conocida como la ciudad de la moda, puesto que las marcas exclusivas exhiben sus pasarelas en dicho lugar y solo las personas acaudaladas y glamurosas asisten a este sitio para llevarse lo mejor, también guarda en ella la leyenda del  hermoso puente de los candados.

La ciudad también es conocida por ser una exposición continua de las artes, algo que es difícil no hallar en cualquier calle de este mágico sitio.

Además, algo por lo que sin duda es conocido, es por ser la ciudad del amor, sus calles, monumentos y paisajes tienen un no sé qué, el cual atrae a parejas de todo el mundo para vivir la experiencia más románticas de sus vidas, por ello no es de extrañar ver a los enamorados inundar las calles de la ciudad francesa en todas las épocas del año.

Uno de los lugares más románticos en París además de la famosa Torre Eiffel es el Puente de las Artes, el cual es una pasarela que se encuentra ubicada sobre el río Sena y se encarga de comunicar al Instituto de Francia con el Museo del Louvre.

Así mismo es uno de los primeros puentes de hechos de metal construidos en dicha ciudad, entre los años 1801 y 1804, posteriormente fue reconstruido entre 1981 y 1984, debido a un incidente sucedido con una barcaza.

Este sitio no solo es hermoso y muy interesante por las frecuentes exposiciones de arte que se hacen en él, sino por las leyendas y la tradición que han desarrollado los enamorados en dicho lugar.

Por lo tanto, el lugar es conocido por los cientos de candados que se encontraban en el sitio, y se puso de moda en el año 2008.

Por otra parte, se había tomado como costumbre que las parejas llevasen un candado el cual tuviera escrito el nombre de ambos y hasta un pequeño mensaje, el cual sería cerrado en las barandas del puente y la llave del mismo arrojado a las aguas del río, para así sellar su amor por siempre.

Cabe a destacar que no es el único puente en el mundo utilizado para tal costumbre, siendo el Pont de l’Archevêché (Puente del Arzobispado) otro de los visitados por los enamorados y sus candados, sin embargo, el Puente de las Artes, seguía siendo es el más popular.

Existen varias versiones de cómo se creó la costumbre de los candados, una de las primeras teorías sostiene que fue sacada del libro del escritor italiano Federico Moccia el cual lleva por nombre Tengo ganas de ti. publicado en el año 2006, donde sus personajes protagonistas llevan a cabo el mismo gesto, pero en el Ponte Milvio que se está ubicado en la famosa ciudad italiana de Roma.

Otra de las versiones del origen se remonta a una tradición China, la cual dice que el candado puede ser cerrado en un poste o una valla de los montes Huang y sin faltar el arrojar la llave.

Este último relato es menos romántico y más gracioso de lo que cualquiera esperaría. Se relata que había un cerrajero que vivía cerca del Ponte de Vecchio, en la ciudad de Florencia, en Italia, el ingenioso hombre busco una manera creativa para hacerle publicidad a su negocio que se encontraba frente al puente.

Es así como se le ocurrió enganchar uno de sus candados en el puente, lo que nadie esperaba es que las parejitas del lugar imitaran su acción dándole un significado romántico, dando así origen a la costumbre de los candados del amor.

Pero como todo tiene su final, los candados del amor vieron el suyo en el año 2014, cuando de manera accidental una de las barandas del Puente de las Artes terminó cediendo ante el inclemente peso de 45 toneladas gracias a los cientos de candados colgados en él, terminando en el fondo del río.

Debido ante el terrible accidente el 1 de junio del año 2015 el ayuntamiento de la ciudad tomó las medidas pertinentes de retirar todos los candados colgados en los distintos sitios de la ciudad.

Por otro lado se tomó la medida de sustituir las barandas de los puentes por unos paneles transparentes que imposibilitaba el poder colgar nuevamente los candados, pero que sin embargo estuvieron decoradas con pinturas de diversos artistas que tomaron como tema principal el amor.

La medida fue aplaudida por los ciudadanos y los artistas que residen en la ciudad, debido a que los cientos de candados habían estado afectando de manera muy negativa a los monumentos y estructuras de la ciudad.

Sin embargo, por otra parte, muchos turistas quedaron decepcionados por no poder seguir con la romántica costumbre, a pesar de que el ayuntamiento estuvo buscando maneras de incentivar a los enamorados a seguir declarando su amor de otro modo.

Entonces se inició una campaña mucho más sana para seguir demostrando amor sobre el puente, por medio de selfies y con hashtag pegados al pavimento con el mensaje de #lovewithoutlocks (amor sin candados).

Aparte de retirar los candados se tomaron otras medidas, como sancionar a quienes residan en enganchar nuevamente candados en cualquier monumento o puente de la ciudad, algo a lo que por un tiempo algunas parejitas siguieron haciendo caso omiso por un tiempo.

Por ejemplo, hace unos meses el Ayuntamiento de la capital francesa informó que fueron retirados cuarenta toneladas de candados en el Puente Neuf, y en las barandillas de la Plaza Ver Galant de París. Es decir que aún siguen trabajando en la erradicación definitiva de los mismos.

A pesar de todo lo acontecido en los puentes y monumentos de la ciudad parisina, los cientos de candados retirados no tuvieron un triste final, ya que 165 lotes de los mismos fueron subastados llegando a venderse en cientos de euros.

No cabe duda que esta costumbre se volvió peligrosa para las estructuras que cientos de personas usan al año, y a pesar de que el amor ya no será posible entre los puentes y los candados, para las parejas de todo el mundo aun si lo pueden ser.

No hace falta destruir una estructura que es patrimonio de la humanidad o bajar la luna para demostrarle afecto a una pareja.

En efecto es muy bello estar enamorado, pero este es un sentimiento pasajero que puede cambiar de la noche a la mañana, el amor es un verbo y como tal tiene que ver con la forma de pensar, con la actitud, las decisiones y la forma de actuar, no con las emociones.

Amar es algo mucho más profundo, es una decisión que se toma y que se debe iniciar en la persona (amarse a sí mismo) para luego amar a quienes le rodean.

El amor se puede encontrar hasta en las pequeñas cosas de la vida y este no necesita ser probado a otra persona, pero si se desea demostrarlo, una suave caricia, un dulce beso o un fuerte brazo es una buena manera de comenzar y tal vez la más importante y significativa para la otra persona.

About the author

Patrick Poll

Por la escritura conoces a las demás personas. Solo diré que soy un rockero nato y que amo la comida. Te invito a leerme y conocerme más.